Sunday, March 25, 2007

Tres cositas y un deseo

o el "chrono-synclastic infundibulum, those places where all the different kinds of truths fit together"


La primera cosita:
En el '70 mi hermanito y yo descubrimos a Kurt Vonnegut. Nos voló el cerebro con las Sirenas de Titán y los infundíbulos cronosinclásticos. (Que divertido era decir eso sin equivocarse!)
Y despacio despacio, crecimos. Bue, nos hicimos más viejos.

En el medio pasaron cosas que no tengo ganas de recordar hoy porque ya es 25 de Marzo
y la vida continúa...

La segunda cosita:
En el '82 León Gieco cantaba en cada esquina, en cada radio y en cada canal de tele "sólo le pido a Dios que la guerra no me sea indiferente..." y mi hermanito y yo nos mirabamos y sin hablar, cejas arqueadas de por medio, nos preguntábamos si los milicos no se daban cuenta de lo que estaban cantando.
Y la guerra de Malvinas terminó.
Y la dictadura terminó.
Gracia´a Dio y a la Virgen.
(Y a la confusión de los milicos)

La tercera cosita:
Mi papá era polaco y no era amante de guardar cosas; la verdad es que siempre las andaba perdiendo y mi madre acarriándolas a regañadientes.
Por ese entonces y desde siempre, mi papá tenía una cámara Leica de la que nunca quiso desprenderse, ni perdió nunca.
No sé mi hermanito, pero yo me preguntaba porqué no la tiraba. No la usaba, era vieja y encima difícil de manejar con todas esas rueditas que había que girar quién sabe cómo y vaya uno a saber para qué. Además en ese entonces la Kodak era una Fiesta y si tenías una polarrói eras un piola en serio...

Sin embargo la Leica nunca dejó nuestra familia y nadie supo bien porqué.
Pero hoy leí acerca del Tren de la Libertad de Leica.
Ahora me pregunto cuándo habrá conocido mi papá al Señor Ernst Leitz II y de qué forma, y si tal vez lo habrá encontrado en algún infundíbulo-cronosinclástico o cantando una canción confundida cuando salió de Polonia para venir a vivir definitivamente a la Argentina.

Un deseo:
Pesaj Sameaj Sr. Leitz y gracias Pá donde sea que estés.


2 comments:

Fernando (Nerd Gaucho) said...

Es la decima vez que leo sobre Kurt. Tengo que leerlo urgente!.

Me emociono tu mensaje y la referencia a tu viejo. :'-}

"En el '82 León Gieco cantaba en cada esquina, en cada radio y en cada canal de tele "sólo le pido a Dios que la guerra no me sea indiferente..." y mi hermanito y yo nos mirabamos y sin hablar, cejas arqueadas de por medio, nos preguntábamos si los milicos no se daban cuenta de lo que estaban cantando.
Y la guerra de Malvinas terminó.
Y la dictadura terminó.
Gracia´a Dio y a la Virgen.
(Y a la confusión de los milicos)"

Aplausos, de pie. Somos dos.

99 said...

´Chas gracias Gaucho Nerd. Tarde o temprano nos ibamos a enontrar che: tu perfil es casi casi como mi recorrido en la vida (antes era ingeniera en sistemas y largué todo por la ecología)
No soy tan prolífica como vos en esto de bloggear pero te voy a leer a full.
Kurt era un grande! Sabés que fumaba como un chancho y su proximo proyecto era demandar a las compañías tabacales? Pero por haberle "mentido" durante un montón de años acerca de que el cigarrillo era perjudicial para la salud y nunca le había pasado nada.
Fuera de estas pequeñas locuritas el tipo era un escritor innovador y super intenso. Te lo recomiendo. Me alegro de haberlo mencionado antes de su muerte (sabes que se murió a los 84 y por una caída?)